Entrevista exclusiva a Luz Boscani y Gael Rodríguez

España, Enero de 2016
"El pueblo". Foto tomada por Gael Rodríguez en el mes de Marzo.
En la intimidad de su hogar

Llegamos al pequeño pueblo de montaña donde viven Luz y Gael y nos encontramos con una pareja que emana  algo especial. Las vistas panorámicas que rodean la casa son asombrosas.

Nos reciben sonrientes y calmos en el salón de su antigua casa de piedra, dispuestos a contestar nuestras preguntas. Mientras nos invitan a servirnos de los vistosos pasteles que habían preparado horas atrás, se acomodan en un sillón antiguo decorado con una manta blanca.

 

Periodista —Bueno, aquí estamos al fin con Luz y Gael, ¡después de un camino plagado de curvas!. Lo primero que me gustaría saber es por qué viven en un pueblo abandonado y alejado de la ciudad. ¿Qué los condujo a un cambio tan profundo?

 

Luz —[sonríe] Es curioso, ¿verdad? Cuando nos dimos cuenta que la vida no se trataba solo de satisfacer los deseos de nuestra mente y descubrimos que había algo más grande, algo sutil que la gobernaba, decidimos alejarnos de todo para poder profundizar en ese conocimiento.

El amor que nos tenemos ayudó a que nuestras decisiones y nuestros actos surgieran siempre con gran naturalidad. Cada vez que nos miramos a los ojos sabemos la respuesta, sabemos cuál es el próximo paso.

Gracias a estar rodeados de naturaleza y silencio pudimos alcanzar la inspiración necesaria para escribir. Estamos muy agradecidos de haber encontrado un rinconcito en el mundo, un pedacito de tierra salvaje, que nos ofrezca esa conexión verdadera y necesaria para vivir en plenitud. Me parece un sueño salir de casa y ver a las vaquitas en nuestro jardín. Me transmiten mucha paz. Me emociona ver su comportamiento dulce y apacible. Vivir en una aldea en el campo es una bendición. Aunque en invierno llueve mucho y hace frío nos encanta ver todo nevado.

Gael —Si, parece mentira, pero es lo mejor que nos ha pasado. Es un lugar especial porque es una aldea con  estrechas callejuelas que no tiene comercios, bares ni tiendas. La vida se la dan las casas en desuso, los farolitos, los gorriones, los gatos (muchos más que habitantes), la iglesia, los bancos solitarios o el silencio. Es un silencio con nombre. Como poeta, el pueblo y sus alrededores son un naufragio vivo, un poemario del vacío.

"Cada vez que nos miramos

a los ojos sabemos la respuesta, sabemos cuál

es el próximo paso".

Luz

Poco tiempo después de conocernos, Luz y yo nos dimos cuenta que ese anhelo interno requería de paz y de un cuidado especial. La verdad es que, como todo lo que hemos vivido, se fue dando de una forma muy natural.

Frente al organizado desorden de la vida en una gran ciudad, el pueblo y la naturaleza me proporcionan un libre y anárquico orden que me centra, calma mis mareas interiores y me lanza al corazón, la plataforma desde la cual puedo componer poesía.

 

Periodista —La segunda pregunta, de rigor, es: ¿Por qué no hay fotos suyas? ¿Qué los ha conducido a elegir el anonimato?

 

Luz [mira a Gael] Me animo a responder por los dos porque lo hemos conversado muchas veces y estamos cien por ciento de acuerdo.

La verdad reside en la palabra. Detrás de cada libro, de cada reflexión existe una Inteligencia Universal. Creemos que no es necesario exponernos. Creemos que la imagen generaría un pensamiento colectivo que opacaría la sabiduría que canalizamos cuando estamos conectados a nuestro Ser. Sentimos que se perdería la magia.

La imagen no es importante, nosotros somos meros instrumentos. Lo importante es lo que deseamos trasmitir de la forma más pura posible, limpio de toda la hojarasca mundana.

Gael

"Frente al organizado desorden de la vida en una gran ciudad, el pueblo y la naturaleza me proporcionan un libre y anárquico orden que me centra".

"Nuestro jardín". Foto tomada por Luz Boscani en Octubre.

Periodista —Permítanme una infidencia. Sé que a Luz le gusta mucho el chocolate. ¿Dónde compran la comida?

 

Luz — ¡Sí!, es cierto. Veo que estás bien informado y que has leído Escucha tu corazón, salva tu vida. La verdad es que hacemos una vida bastante normal. Bajamos al supermercado una vez por semana y nos abastecemos de todo lo que necesitamos. En verano el pueblo está muy activo y nuestros vecinos nos regalan productos de sus huertas.

 

Periodista —Luz, en sus libros habla de “estar en corazón”. ¿Nos explicaría un poco más de qué se trata?

 

Luz — Puedes tutearnos, si lo deseas, no somos tan viejos, ja ja ja.

 

Gracias por preguntarlo. Recuerdo que era martes y me encontraba en casa meditando cuando me “bajó” esa expresión. De repente pensé: “El problema de la mayoría de las personas es que no están en su corazón. Viven en su mente, en su ego. Si todos vivieran en su corazón, las emociones, los sentimientos y los pensamientos que experimentarían serían más benevolentes y podrían así alcanzar la felicidad”.

"Estar en corazón” es vivir conectado a nuestro Ser.

Me resultó una frase muy amable, sencilla y fácil de entender. Me gustó incorporarla a mis libros y explicar de forma amena que lo que nos hace infelices es estar posados en nuestro ego y, en consecuencia, estar alejados de nuestro corazón. Que esa es la distancia que debemos acortar para sentirnos saludables, alegres y agradecidos.

Periodista —¿Qué podemos hacer para liberarnos del enojo y la angustia?

 

Luz —El enojo nace de una mente que confronta. La angustia emerge cuando nuestras acciones surgen de un lugar donde el engaño es el que lidera.

Para apartarnos de las emociones de baja vibración, de aquellas que nos perjudican, lo que debemos hacer es bajar a nuestro corazón. Si procuramos cumplir sus deseos pronto le habremos ganado a la mente en su carrera por la ambición, por el querer ser, tener, lograr.

Es fundamental que comprendamos que somos amor, que el amor es nuestra propia naturaleza. Cuando nos alejamos de la verdad lo único que obtenemos es ira.

Gurú de Macri, Sri Sri Raví Shankar, El Arte de Vivir, Luz Boscani y Gael Rodríguez.Escucha tu corazón, eliminar el estrés, superar la depresión, meditación de Luz Boscani

"El enojo nace de una mente

que confronta. La angustia emerge cuando nuestras acciones surgen de un lugar donde el engaño es

el que lidera".

Luz

Periodista —¿Cuáles son las claves para ser exitoso?

 

Luz —¡Qué buena pregunta! Todo el mundo desea ser exitoso, ¿no es así? Bueno, lo primero que tenemos que hacer para ser exitosos es definir éxito. Creo que hemos sido educados en conceptos erróneos y estos son los causantes de nuestra infelicidad.

El éxito está visto como la obtención de riqueza, de dinero. Pero no es esa la verdad. El éxito es tener  estabilidad  emocional,  sentir  paz  interior,  experi-

mentar el amor divino, sentirse agradecido y tener una sonrisa en la cara que nada ni nadie te puede quitar.

Si de ese éxito hablamos, entonces sí me siento capacitada para dar un consejo: “Medita. Tómate algunos minutos diarios para entrar en silencio. Desde ese espacio de quietud podrás obtener respuestas a todas tus preguntas”. Lo que necesitamos los seres humanos es descansar. Cerrar los ojos, quitar el foco puesto en lo superficial y entregarnos a un mundo nuevo y sanador.

En la comunicación con nuestro corazón sabremos qué es lo que nos apasiona. Nuestra leyenda personal es la que nos conducirá al éxito. Si hacemos lo que nos gusta lograremos todo lo que deseamos, y esto también incluye la obtención de riqueza.

 

Periodista — Cuéntanos, ¿Qué haces cuando tienes algún problema?

 

Luz —Lo primero que pienso cuando algo malo ocurre es: “Esto tiene que ser por algo bueno. Todo tiene un sentido, aunque ahora no lo comprenda. Todo lo que llega a mi vida es porque el Universo cree que es lo mejor para mí, que es lo que necesito para transitar mi karma”.

Inmediatamente, lo segundo que siento es aceptación. No creas que fue fácil alcanzar ese estado. Hace no muchos años me enojaba y me resistía cuando una dificultad llegaba a mi vida. Pero luego de profundizar en sabiduría  y de tener muchas vivencias que me han puesto de rodillas, por decirlo de algún modo, experimenté la entrega y con ella la aceptación. La resistencia y la queja continua  solo hacen que la vida sea una carga.

Si tú lo piensas, es realmente básico. Supón que tienes un accidente, ¿Crees que llorando o preguntándote una y mil veces por qué ha ocurrido, lograrás que se desvanezca? No, ¿verdad? Si no podemos cambiar ese suceso lo mejor que podemos hacer, por nosotros mismos, es afrontarlo con calma, aceptación y sabiduría. De ese modo tendremos la claridad para sobrellevarlo de una manera que no nos hará daño.

Como dijo Buda: “El dolor existe en la vida”. Esto es una gran verdad. El dolor no podremos evitarlo, pero el sufrimiento es opcional. Debemos comprender que el sufrimiento es un estado mental.

Periodista —¿Tienes preferencia por alguno de tus libros?

 

Luz —Mmm... ¡Qué difícil! Parecerá una frase hecha, pero cada libro es como un hijo para mí. Son todos tan diferentes y parecidos a la vez. Todos ellos  hablan de amor, sin embargo fueron escritos en diferentes momentos de mi vida.

Todo  se  encuentra  en  continuo movimiento.

Luz

"Luego de profundizar en sabiduría  y de tener muchas vivencias que me han puesto

de rodillas, experimenté la entrega y con ella la aceptación".

Todo está cambiando y yo no soy la excepción. Cuando leo mis libros me doy cuenta lo mucho que he avanzado y ganado en sabiduría estos últimos meses. Los libros han sido escritos por una Luz diferente en cada oportunidad. Es por ello que todos me producen ternura y cierta admiración.

Pero bueno, si tuviera que elegir uno, diría que 10 Pasos para crear una relación verdadera y para siempre es el más dulce. Soy una enamorada del amor confesa [sonríe]. Lo más maravilloso es que encontré un pedacito de alma, mi dulce marido, que  siente lo mismo. Él es el gran motor de mi vida, es mi sentido. Él es el que me conduce a ese espacio de amor donde siento la presencia.

Si tuviera que decir todo lo que siento por él estaría toda la vida y sé que tienes que irte pronto así que mejor te lo cuento en otro momento [sonríe].

 

Periodista —¿Cuál es resultado de vivir una vida plena en valores humanos? 

 

Luz —Es maravilloso. Hace unos meses opté por llamarlos Virtudes Divinas, porque provienen de un espacio Divino, de nuestra alma. Esto tiene mucho que ver con un libro que acabo de terminar. Tiene un enfoque único y trascendental.

Poner en práctica las virtudes más elevadas me proporciona el equilibrio y la alegría que necesito para poder vivir una vida mundana satisfactoria.

Podría decirte muchas cosas más, pero prefiero resumirlo en una frase: “Vivir conectado a tu Fuente es, simplemente, estar vivo”.

 

Periodista — Me llevas a preguntarte por ese nuevo libro. Cuéntanos un poco más cuál es su esencia.

 

Luz —La obra se llamará Lo mejor de ti. Es una lectura que nos invita a reencontrarnos con nuestro verdadero yo. A abrir el dialogo interior con nuestro corazón, el que hemos roto hace años para poder vivir nuestra más preciadas virtudes. Me entristece mucho afirmarlo, pero vivimos inmersos en un mundo colmado por el desamor. El maltrato continuo hacia nuestra persona y el estado de violencia hacia los demás nos producen una gran infelicidad. Hemos quebrado  ese  dialogo interior.

Es un libro de autoayuda y superación personal, no habla de los valores humanos desde la visión que siempre hemos escuchado. Es un libro extraordinario que espero que llegue a todos los hogares del mundo, convencida que transformará muchas vidas. Estoy muy ilusionada y ya no puedo esperar para lanzarlo.

Luz

"Vivimos inmersos en un mundo colmado por el desamor.

El maltrato continuo hacia nuestra persona y el estado de violencia hacia los demás nos producen una gran infelicidad. Debemos restablecer nuestro diálogo interior".

Periodista — Háblanos del método  Quitando capas de la cebolla. 

 

Luz —Reconozco que en el comienzo de mi despertar espiritual leí a muchos escritores reconocidos que hablan de espiritualidad, sanación y felicidad, pero ninguno de ellos me contaba cómo hacer para ser feliz. Me decían qué se siente, pero no cómo emprender ese camino paso a paso. Entonces me dispuse a escribir a cerca de dicho proceso. Pronto me di cuenta que lo que tenemos es una gran carga mental.

Llevamos en nuestra cabeza, nuestra mente, una gran cantidad de basura, de pensamientos tóxicos y nocivos. Es fundamental que los identifiquemos y eliminemos para luego optar por otros nuevos sanadores y refrescantes que nos conduzcan a la alegría perdurable.

Quitando capas de la cebolla nos ayuda a cambiar hábitos de pensamientos negativos enraizados desde hace años. 

Todos sentimos en algún momento de nuestras vidas que nos falta algo, que estamos sedientos de alivio, de inspiración, de amor, pero no sabemos por qué nos sentimos tan tristes. He descubierto que es por las ideas que hemos alimentado durante muchos años y que están creando nuestra realidad.

Al no estar trabajando bajo un sello editorial el contenido que escribo sale tal cual al mercado. Somos nosotros los que editamos nuestras obras y eso nos proporciona la libertad necesaria para publicar nuestras ideas con total trasparencia. Te cuento esto porque en este libro hago mención al daño que nos hacen los medios de comunicación y las creencias sociales y eso es algo que, seguramente, no hubiese podido publicar.

Entonces, he identificado todos aquellos pensamientos que nos producen infelicidad y a través de la repetición de una frase convertida en mantra conduzco al lector a que cambie sus patrones mentales, las pautas mentales que le hacen daño por otras que lo elevan.

Tan solo una pregunta puede cambiar tu vida para siempre. Si vigiláramos nuestras ideas sobre la vida nos daríamos cuenta que tenemos lo que nosotros mismos propiciamos.  Somos lo que pensamos. Es fundamental que elijamos nuestros pensamientos.

 

ebook más vendido en amazon, top 10 ventas kindle, Luz Boscani Best Seller, libro más vendido en espiritualidad

"Quitando capas de la cebolla nos ayuda a cambiar hábitos de pensamientos negativos enraizados desde hace años". 

Luz

Periodista —Eres argentina, pero vives en España, ¿No extrañas a tu familia?

 

Luz —¡Uff! Muchísimo. Son seres muy especiales, son maravillosos, dulces y tienen un gran corazón. Es muy duro. Si tuviera que decirte algo que me entristece es justamente eso, es  lo que peor llevo. Pero como te comentaba antes, la aceptación es fundamental para gozar de estabilidad emocional.

[hace un silencio y entristecida mira a Gael] Soy un ser humano. Muchas veces no logro ese estado ideal y extraño mucho.

"El valle visto desde casa". Foto tomada por Gael Rodríguez en el mes de Septiembre.

Periodista —Gael, ¿Cuáles son tus fuentes de inspiración? ¿Cuál es tu propio proceso a la hora de escribir poesía?

 

Gael —Me nutro de la abundancia emocional vasta y profunda que me rodea, del silencio que habla, de la belleza que se esconde detrás de toda forma de vida, del amor. Mi gran fuente de inspiración es el amor. El amor en toda su amplitud. Simplemente, comienzo a caminar y dejo que esa comunicación especial suceda, que salga la música que me hace sentir vivo y pleno, que me hace bien.

El propio proceso creativo es algo un poco incierto, no puedo encuadrarlo en una rutina fija porque no todos los días siento lo mismo. Muchas veces, en tono de broma, aunque con cierta verdad de fondo, le digo a Luz que ser poeta es toda una declaración de vida y que es un trabajo muy esclavo porque requiere de muchas horas. La mayoría de las veces no llegas a buen puerto. A veces siento que para parir un poemario tengo que haber pasado por todo un proceso interior de encuentro con lo mejor y lo peor de mí, con mis alturas y bajezas. También hay días en los que no llega la inspiración y me desespero. Escribir poesía me arrastra como a un pescadito en la red, me moviliza, me transforma. Hay que aprender a respetar sus tiempos. Cuando lo hago me convierto en un auténtico títere de su magia y hace conmigo lo que quiere. Me va puliendo, me va trabajando, a su ritmo. Por eso, cuando la cosa no fluye, con  paciencia de artesano se la espera,  porque,  tarde  o  temprano,  siempre vuelve.

"Escribir poesía me transforma. Cuando lo hago me convierto en un auténtico títere de su magia y hace conmigo lo que quiere".

Gael

La poesía escrita no es ni más ni menos que una consecuencia de la transformación que vive el poeta. El reto es ese, crearte para poder crear. La poesía es el peldaño que necesita el poeta para alzarse sobre la vida. En mi caso, es absolutamente una necesidad del alma, que me aprieta, me golpea interiormente, me pide paso. Es la parte de mí que cuida de mí, de mi verdad. Siento el irrefrenable impulso de gritarla a los cuatro vientos. El poeta no elige ser poeta, la poesía lo elige a él.

 

Cuando conocí a mi mujer, ella, con su amor absoluto, con su dulzura, su paciencia, con su sabiduría, me llevó a lo mejor de mí para que pudiera convertirme en ello y compartirlo. Ella es la gran protagonista. Por eso recomiendo con ahínco que lean sus libros, porque los llevará al lugar desde el cual sanarán lo que tienen que sanar y desarrollarán las virtudes que los convertirán en personas felices y con un sentido. Cada día la admiro más [mira a Luz con los ojos visiblemente emocionados].

Para terminar de contestar a tu pregunta, aunque a veces llevo un grabador conmigo, me molesta. Hay mucha poesía que se queda afuera, que la guardo para mí. Lo mejor de mi poesía se queda ahí, suelta, sin forma, en el éter. A veces es tan fugitiva y efímera, tan deslizante y caprichosa, que cuando quiero grabarla ya se ha evaporado. Entonces, decido avanzar y como un rapsoda, como un trovador moderno, cantarlas al viento. Otras veces, sentado, cierro los ojos y dejo que esa voz emerja. Y otras, me visita inesperadamente: una caricia de mi mujer, un gesto de amor, unas palabras de apoyo…la dulzura me puede y me lleva a escribir.

 

"Tardes de Diciembre". Foto tomada por Luz Boscani.

Gael

"Aunque a veces llevo un grabador conmigo, me molesta. Hay mucha poesía que se queda afuera, que la guardo para mí. Lo mejor de mi poesía se queda ahí, suelta, sin forma,

en el éter. A veces es tan fugitiva y efímera, tan deslizante y caprichosa, que cuando voy

a grabar ya se ha evaporado".

Periodista —He sabido que, de vez en cuando, escribes relatos cortos, pero que no deseas publicarlos aún. ¿La poesía te ofrece algo diferente al relato?

 

Gael —Los relatos cortos que escribo son un poema ampliado con ciertos tintes descriptivos. Me recreo más en la escena, en lo cotidiano, en lo accesorio. También en el comportamiento humano, otra de mis inquietudes. La verdad es que son un sentido y moralizante cambalache donde se mezclan lo divino, lo humano y lo natural. Todo ello como una buena pizza en una sabrosa base de masa poética, el ingrediente secreto que los hace auténticos. Quizás algún día me atreva a compilarlos en un libro.

 

Periodista —¿Por qué crees que la poesía es una herramienta de superación personal?

 

Gael —La poesía es la voz del corazón. Cuando escribimos a través de la virtud del corazón lo que sentimos, lo que estamos viviendo, lo que amamos y lo que nos angustia, estamos retirándonos de la mente para darle luz y claridad a aquello que necesita ser expresado. Es una forma de llorar, de reír, de amar. De conciliarte contigo, de comprenderte y comprender, de elevarte al lugar donde todo es posible, donde creas tu realidad.

La poesía nos lleva a ver la realidad con otros ojos…los ojos del amor, de la belleza, de la verdad. Eso te lleva inevitablemente a convertirte en esa nueva mirada, a convertirte en amor, a amarte. Cuando te amas, te completas, te llenas de energía, de plenitud. ¿Hay algo más importante que esto?

La vida de cada uno de nosotros es un caminar y aprender, un continuar, un tropezar, un amar, un conocer. Todos somos un poco poetas. Y al final, lo que hace el poeta es elevar lo natural de la vida, convertir lo humano en algo bello y especial. Creo que escribir un poema de amor, en el sentido amplio de la palabra, puede transformar tu vida para siempre. Es una poderosa herramienta de autoayuda.

 

Cómo escribir un poema de amor, Gael Rodríguez, autoayuda, superación personal, poesía, inspiración

Lo más bonito de la vida es el amor. Esa es nuestra leyenda. Amarte es el camino. Es toda una declaración de intenciones, una ruta no exenta de obstáculos y dificultades, pero es sin duda alguna la autopista a seguir.

"Escribir un poema de amor, en el sentido amplio de la palabra, puede transformar tu vida para siempre".

Gael

Periodista —¿Cómo te definirías a ti mismo?

 

Gael — Uff… [sonríe] No lo sé, lo estoy averiguando todavía. Comienzo a darme cuenta que soy una persona especial para mí, algo que me ha costado mucho, lo reconozco. Tengo cosas que me hacen bien y otras que no tanto, mis propias barreras internas, pero avanzo en aceptarme en mi totalidad. Dejarme ser feliz, dejarme Ser, es algo que me cautiva. Como creo que ya dije, soy un enamorado confeso de la vida y de la naturaleza, del amor de Dios, de eso que me da la vida, que me invita a superarme.

Como poeta me cuesta interpretar la vida en su parte más terrenal, más racional. Y entonces, me complico yo solo, me "ovillo". Se me cierran todos los canales y no me desenredo hasta que mi corazón vuelve a hablar. Puedo estar varios días “varado”, a la espera de un rescate. Sí, sin duda alguna soy un tipo especial…[se ríe y mira cómplice a Luz], pero ella sabe llevarme. Aunque me considero una persona alegre, afable, reconozco que tengo mi carácter. Ser una persona espiritual y llevar una vida mundana satisfactoria, sin lucha, en compasión, es el reto de todos los buscadores. Para eso, Luz es mi mirada al cielo, pero también mi cable a Tierra.

En fin, somos dos personas muy normales que tratan de encajar su peculiaridad, las canalizaciones que experimentamos en nuestra vida y cuando escribimos, en un mundo donde se priman otras cosas. 

 

Luz — Sí, a veces tengo que rescatarlo de la dimensión desconocida, ¡ja! Hablando en serio, estar al lado de él es una bendición. La más grande que pueda recibir. Es un poeta místico maravilloso, un genio. Él vuela y vuela y lanza verdades. Está conectado. Nos ayudamos mutuamente en el proceso de quitarnos algunas capitas de polvo para poder volar.

 

"Majestuoso". Foto tomada por Gael Rodríguez en el mes de Diciembre.

Periodista —Luz ya nos contó su nuevo proyecto. ¿Tú tienes alguno para los próximos meses?

 

Gael —Sí. Un libro de autoayuda, interesante y novedoso, con poemas y reflexiones. Comienzo cada capítulo con un poema y lo continúo con una refrescante reflexión para que el lector pueda acercarse a su Ser, conectarse con su Fuente Infinita. Es el libro más taoísta que he escrito. 

Gael

"Ser una persona espiritual y llevar una vida mundana satisfactoria,

sin lucha, en compasión, es el reto de todos los buscadores. Para eso, Luz es mi mirada al cielo, pero también mi cable a Tierra".

Periodista —¿Cómo ves el mercado de la poesía? La poesía no es, dentro de la literatura, el género más buscado. ¿Eso te desanima de cara a nuevas publicaciones?

 

Gael —No. Me anima a seguir trabajando. Un mundo sin poetas, sin poesía, es un mundo al que le falta algo. Somos libres para soñar y para Ser, para ennoblecer y honrar la Vida, para hacerla más visible. Y esto, que parece tan obvio, es algo que necesita ser recordado continuamente.

El amor es salud, es vida, es alegría y paz interior. Es el mejor medicamento que podemos tomar. El amor activa nuestra farmacia interior, todo el poder curativo que ya tenemos. Si existiera una pastilla que nos llenara de amor verdadero consumiríamos muchos menos medicamentos. La poesía es esa pastilla.

Cuando cambia nuestra forma de ver las cosas, las cosas cambian.

Gael

"El amor activa nuestra farmacia interior, todo el poder curativo que ya tenemos".

Periodista —¿Cómo hacen para ser felices en un mundo irritado por la pobreza, la guerra, la violencia y la corrupción?

 

Luz —Es muy difícil. Cuando contemplas la bajeza del ser humano y a lo que hemos llegado te entristeces mucho.  Es  inevitable.

Pero nosotros somos los únicos dueños de nuestra vida, de nuestro corazón, de nuestra mente y de nuestro cuerpo. Tenemos la responsabilidad de ser felices y plenos porque para ello hemos sido creados. Desde ese punto de vista, debemos crear una especie de burbuja en la que nos sintamos bien. Aceptamos lo que está ocurriendo como parte de la obra que Dios ha creado y al mismo tiempo vivimos en nuestra burbuja de amor, en nuestro propio mundo donde todo es maravilloso, dulce, amistoso, sabio, alegre, cambiante, próspero… Siempre decimos: “En nuestro mundo todo está bien”.

Por otro lado, dejamos nuestra semillita de amor en la Tierra, la sabiduría volcada en nuestros libros, para ayudar a las personas a ser felices y vivir en estado de amor puro.

 

Gael — Mira, es una muy buena pregunta. Pero es que hay tanta guerra interna, tanta violencia en el mundo interior de cada uno. Primero solucionemos este lio y luego, desde otros mimbres, abordemos lo exterior. No puede haber verdadera paz en el mundo mientras haya conflicto en los corazones de las personas. La virtud es el camino.

No obstante, no es tanto cuestión de eliminar la violencia como de comprenderla y superarla. Los seres humanos tenemos algún tipo de pensamiento agresivo o negativo todos los días. Se escapa a nuestro control. Forma parte de nuestra naturaleza contemplar, dar cabida y aceptar esto para que no nos arrastre. Debemos aprender a mirar la vida desde su unidad. 

Gael

"Aceptamos lo que está ocurriendo como parte de la obra que Dios ha creado y al mismo tiempo vivimos en nuestra burbuja de amor".

 

"Existe tanta guerra interna, tanta violencia en el mundo interior de cada uno…".

Luz

Periodista —Es categórico el crecimiento de la espiritualidad, de la meditación, del yoga, y otras técnicas de relajación. ¿Consideran que la sociedad ha evolucionado  hacia  un  estadio  de mayor conciencia?

 

Luz —Es una pregunta interesante. Siempre hablamos de eso. Pienso que el mundo entero está despertando a un estado de conciencia superior. Es muy hermoso y positivo ver cómo se extiende el conocimiento y la sabiduría universal en cada país. Realmente me alegra mucho.

 

 

En ese sentido los medios de comunicación han colaborado ampliamente. Antiguamente los Maestros hindúes, por ejemplo, trasmitían su sabiduría en su propio país sin posibilidad de llegar más lejos, pero gracias a la globalización todos tenemos acceso a conocimientos que nos rescatan del desamor en el que estamos inmersos.  

 

Gael —Algo está cambiando y es completamente normal. Hace muchísimos años la población del planeta vagaba de un lado para otro como nómadas. Se guiaban por las estrellas, por los cielos, por los ciclos. Veneraban al viento, a la lluvia, a los árboles, al Sol. Estaban conectados. No se preguntaban muchas cosas complicadas porque ya sentían que tenían todo. Comenzaron a crear, a pintar, a esculpir, a darle salida a toda esa inspiración divina. Ahora, funcionamos al revés, nos fuimos al polo opuesto. Es lógico que nuestro corazón ansíe paz, volver a casa.

Por suerte, hoy tenemos un gran acceso a toda la sabiduría universal en todos los idiomas y a Maestros espirituales.

Periodista —Luz, tú cuentas en el libro Escucha tu corazón, salva tu vida como viviste una experiencia con almas de vidas pasadas. ¿Qué hay de cierto en que son niños índigos?

 

Luz —[mira a Gael] Bueno, la verdad es que nunca nos gusta hablar de eso, pero voy a contestarte de todos modos. No nos gusta porque no creemos en las etiquetas. Normalmente solemos ponerles a las personas un rótulo en la frente y actuar en consecuencia. No creemos en eso, de verdad. Las cosas, los acontecimientos, los individuos, simplemente son; cuando los etiquetamos los limitamos. Todos los seres humanos que habitan este planeta son especiales.

Pero para contestar a tu pregunta, es verdad que cuando optamos por el camino espiritual nos topamos con mucha gente de este mundillo y algunas de ellas nos dijeron que éramos niños índigos. En su momento nos sorprendió porque parecía toda una declaración, pero la verdad es que siempre hemos conversado sobre lo diferentes que nos sentimos desde pequeños. Nos costaba mucho "encajar". Solíamos preguntarnos sobre la vida y la muerte, éramos muy perceptivos o, simplemente, estábamos conectados  a  una  vibración  diferente a  la  mundana.  Tanto  Gael  como  yo  tenemos  una gran sensibilidad.

Pero ello no implica que tengamos poderes especiales ni mucho menos [sonríe]. Sí es verdad que canalizamos mucho conocimiento y vivimos un amor Divino.

Si desean ponernos un rótulo que sea el de una pareja que vive en amor puro y verdadero. ¡Unos enamorados del amor!

Respecto a la maravillosa experiencia que tuve tiempo atrás, en una sesión de reiki, quisiera que  sepan que le puede ocurrir a todo el mundo. El reiki conecta nuestra energía Divina con  la  del  Universo   y,  desde  ese  espacio,  puede  ocurrir  cualquier  vivencia   espiritual  y transformadora.

"Nuestro dulce amiguito en la tranquera de casa". Foto tomada por Luz Boscani.
 

Periodista —Ok, no los quiero incomodar, cambiemos de tema.

 

Luz —No te preocupes, de verdad, no hay problema. Solo que no queremos ser presos de conceptos sociales.

 

Periodista —¿Están pendientes de los números de ventas?

 

Luz —No mentiría si te digo que algunos días entramos a Internet a ver cómo evolucionan los libros. Sin embargo, nunca nos hemos enfocado en el resultado. Escribimos con total pureza sin pensar qué es lo que vende o no. Si los libros llegan a más personas nos hace felices porque sabemos que las ayudará a mejorar su calidad de vida. Eso es lo que más nos moviliza. El dinero no está de por medio.

Claro que es necesario para poder vivir y pagar las cuentas, que todos las tenemos, pero no vivimos tras él.  Simplemente confiamos, nos entregamos y aceptamos lo que el Universo destinó para nosotros y si en algún momento tiene que llegar en grandes cantidades lo aceptaremos del mismo modo. Poco o mucho no es lo que nos hace felices. Nosotros ya somos felices, nos sentimos completos.

Muestra de ello es que hemos tenido todos los libros publicados de forma gratuita durante largos meses y en reiteradas oportunidades.

 

Gael — Hemos hablado muchas veces sobre esto. Nos gusta escribir y con eso ya nos sentimos agradecidos y pagados. Pero necesitamos ingresos para poder vivir y para poder seguir escribiendo más libros, que es un proceso costoso.

 

Luz

"Si los libros llegan a más personas nos hace felices porque sabemos que las ayudará a mejorar su calidad de vida. Eso es lo que

más nos moviliza".

 

Periodista —Si pudieran enviar un mensaje que llegue a todo el mundo, ¿cuál sería?

 

Luz —Les diría que todos los días se tomen algunos minutos para escuchar lo que su corazón, tímidamente, quiere decirles. Que no se aferren mucho al pasado ni naveguen en hipótesis futuras. Que controlen menos y se dejen llevar más. Que la opinión de los demás no sea la que construya su personalidad. Que presten especial cuidado a sus ideas sobre la vida porque son las que crearán su realidad. Que se enamoren de ellos   mismos   tanto   como  puedan,   para que su vida comience a

correr por aguas que le pertenecen y todo cobre sentido. Que nunca dejen de soñar.

 

Gael —Que dediquen cada día unos minutos a decirse cosas bonitas, a amarse, a reconciliarse con ellos mismos, a buscar el calor reconfortante de la luz que llevan dentro.

 

Periodista —¿Que les gusta hacer en su tiempo libre?

 

Luz y Gael —Comer, comer y comer, [se miran riéndose a carcajadas]. Hablando en serio, nos gusta mucho cocinar, pasear por el campo y contemplar la naturaleza, las flores, los árboles, las aves, los animales, los insectos, todo tipo de vida. También pasamos momentos increíbles mirando películas, somos cinéfilos. Pero seleccionamos cuidadosamente qué ver. Todas las películas que compramos tienen un fondo, un mensaje que nos lleva a reflexionar. Pueden ser de humor, de drama, de amor, de espiritualidad, de acción, etc. Lo más gracioso es que las vemos cien veces y nos gustan cada vez más [sonríen]. También nos gustan mucho algunas series de dibujos animados. ¡La pasamos muy bien juntos! Somos iguales.

 

 

Sri Sri Raví Shankar, El Arte de Vivir, Luz Boscani y Gael Rodríguez, serfeiz, auoestima autoraiación, aació, autayuda, aor, posía, spraión ersna, miedos, eliminar el estrés

Periodista —Quiero agradecerles su calidez y que me hayan permitido preguntarles todo lo que tenía previsto sin poner ningún obstáculo. Con total sinceridad, les digo que me han convencido de hacer algunos cambios en mi vida para sentirme más feliz. Muchas  gracias.  Ha  sido un placer tenerlos cerca.

 

Luz —¡Muchas gracias a ti! Hemos pasado un momento muy agradable. Espero te hayan gustado los pasteles, es la primera vez que los hacemos ja ja ja.

 

Gael —Gracias a ti por la oportunidad que nos has brindado para darnos a conocer un poco más.

 

Periodista —Estaban  muy ricos, ¡tendré que volver!

Luz y Gael

 

"Dedica tiempo a amarte. Enamórate de ti mismo"

 

  • Facebook
  • YouTube Social  Icon
Copyright © 2020 by Luz Boscani. All rights reserved.