¡Feliz Navidad

y Próspero Año Nuevo!

ebooks libros Luz Boscani y Gael Rodríguez, poesía, regalos navidad, sabiduría, amor, espiritualidad, autoayuda, superación personal

Celebrando el amor

Esta Navidad será para nosotros la celebración del encuentro y del amor.

La noche del 24, cuando estés junto a tu familia, recuerda que es un momento único e irrepetible, que no podrás viajar en el tiempo y volver a vivirlo, que el próximo año nada será igual y nadie será el mismo. Recordar la importancia del momento presente te resultará de gran ayuda para que te sumerjas en los rincones de tu manso corazón y puedas amar, perdonar, recordar y adorar.

Amar a todos los que se encuentran allí presentes. Mira a cada individuo a los ojos y dile lo mucho que te alegra compartir ese momento con él, lo mucho que lo quieres y lo especial que ha sido siempre tenerlo a tu lado. Abrázate y abraza a cada persona como si fuera el último día. Siente su existencia latente. Celebra el amor con tu familia como nunca antes, no lo hagas desde tu mente y porque así debería ser, hazlo con el corazón en la mano, hazlo de verdad. Tú sabes hacerlo.

 Perdonar  a todos aquellos que, por algún motivo, no se encuentran presentes. Quizás alguna discusión familiar los ha dejado afuera de la fiesta, quizás el rencor, la culpa, la sed de venganza o el resentimiento no les ha permitido que hoy puedan estar contigo. Perdónate por lo sucedido y perdónalos porque ni tú ni él son el hacedor de esta historia. Nota cómo todo está cambiando a cada instante, nota cómo ese movimiento hoy hace que estén distanciados, pero que la misma energía un día hará que vuelvan a juntarse. Olvida el pasado, perdona y deja ir todos los sentimientos tóxicos que no te permiten ser libre. Siente cómo el alivio recorre tu cuerpo y la alegría vuelve a ti. Experimenta compasión.

Recordar a las personas ausentes que viven lejos y la distancia no les permite estar allí. Cierra un instante tus ojos y visualiza sus caras sonrientes y sus ojos colmados de amor. Contempla dichas imágenes unos segundos y cuando estas se hayan impregnado en todo tu cuerpo, atesóralas en tu corazón. Guarda en lo más profundo de tu Ser las sensaciones y emociones que has experimentado. Envía amor a su camino. Advierte cómo, al igual que el tiempo, la distancia es una ilusión. No existen fronteras cuando hablamos de amor.

Adorar a los que no están en este mundo. Adora a todos aquellos que nos han abandonado y acepta su ausencia física. Advierte cómo el paso de los años, el trascurso del tiempo, nos llevará a todos al mismo sitio de donde hemos venido. Siente la presencia de esa persona especial, siéntela en tu pecho como un calor que te acaricia y verás como no importará que no esté allí porque la sigues sintiendo viva en tu interior. Todos somos Uno. Así como la ola no puede separarse del océano, tú te encuentras unido a cada ser humano de este planeta y eso incluye a esa persona que tanto amaste. Envíale tu amor divino. Puedo asegurarte que lo recibirá.

Te amas intensamente y, en consecuencia, amas a cada persona presente en esta celebración. Al finalizar la fiesta, haz que nadie se vaya sin haber recibido tu dulzura y tu amor. Haz de este, un día diferente de verdad.

Te deseamos una hermosa Navidad a ti

y a todos tus seres queridos!

Que este sea un encuentro inolvidable...

Luz y Gael

Recibiendo el año nuevo

Siéntete agradecido

El último mes del año siempre llegan a nosotros recuerdos de todo lo que nos ha ocurrido. Algunos, son negativos y nos producen emociones como la angustia, la culpa o el arrepentimiento y otros, son bonitos y agradables de recordar, pero nos conducen a la melancolía, la nostalgia.

Paralelamente, solemos hacer una lista mental de todos los objetivos que pretendemos cumplir en el próximo año. Pero, ¿dejamos espacio, entre pensamiento y pensamiento para sentirnos agradecidos?

Te propongo que este año lo termines de una manera diferente. Te propongo que te tomes tan solo unos minutos para reflexionar, para meditar a cerca del agradecimiento. Los sucesos que has vivido los meses pasados tienen un valor incalculable. Te han conducido a donde te encuentras ahora, te han enseñado, te han hecho más grande, más maduro, más fuerte emocionalmente. Has crecido, ¿lo has notado? Siéntete bendecido y agradecido por estar vivo hoy, aquí y ahora, con todos los problemas que sientes que tienes, con toda la angustia que te produce el estar experimentando situaciones no deseadas, dolencias o incomodidades que no quieres para tu vida.

Lo que tu mente etiqueta como bueno o malo es maravilloso, es lo que te conduce a tu destino, lo que te ayuda a transitar tu karma. Estás aquí para evolucionar y lo estás haciendo de maravilla. Solo debes ampliar tu zona de confort, debes comenzar a experimentar agradecimiento por los acontecimientos negativos que llegan a tu vida porque lo hacen para enseñarte algo, lo hacen para conducirte a la verdadera felicidad. Puede que aún no lo creas así, pero con el trascurso del tiempo la comprensión llegará y advertirás como nada es causalidad, como todo lo que sucede oculta un motivo único y asombroso.

Experimenta el agradecimiento verdadero en tu corazón para poder sentir la vida en todo su esplendor. La vida es multidimensional, sutil y misteriosa. Está compuesta por un torrente de emociones negativas y positivas que juntas te guían hacia un deseado equilibrio. Súbete al tren de las emociones y permite que todo llegue a ti de manera suave. No te resistas. No confrontes. Este año proponte abandonar el control. Eso te producirá una enorme felicidad y un gran alivio.

El año nuevo traerá nuevas y abundantes experiencias que también te harán más grande. Una extraordinaria mezcla de personas, lugares, objetos y emociones que harán que cobre sentido lo que en un pasado te resultaba incómodo, incomprensible. Solo debes dejarte llevar por la corriente sutil que gobierna el Universo.  

El próximo año proponte ser tú mismo. Sé genuino, sé auténtico. Haz que la luz que brilla en tu interior cobre vida terrenal para poder ver tus sueños hechos realidad. No temas. No permitas que el miedo te paralice, solo es una energía que se apodera de tu mente y que puedes disipar conectándote con la Fuente Infinita de Amor que te mantiene con vida. Suelta, que cuanto más lo haces más te viene. No dejes que los demás construyan tu autoestima, no pienses demasiado en conformar a tu entorno, solo debes serle fiel a tu corazón. Él es tu gran guía y nunca se equivoca. Enamórate de ti tanto como puedas y nunca dejes de soñar.

 

Dite: "Me siento agradecido por todas las experiencias que he vivido y abierto a todo lo que el Universo desee para mí. Todo está bien en mi mundo".

Feliz Año Nuevo!

Luz y Gael

 
  • Facebook
  • YouTube Social  Icon
Copyright © 2020 by Luz Boscani. All rights reserved.